Del no a las cuotas a las listas cremallera

(Artículo publicado por Lidia F. Montes en ‘Agenda Pública’ el 11 de diciembre de 2015)

Han pasado ocho años ya desde que la aprobación de la Ley para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres, obligara al equilibrio del 60%-40% en cada tramo de cinco candidatos y candidatas en las listas electorales. Una ley, fruto de la presión del movimiento feminista, que pretendía equilibrar la balanza en la representación política que no fue ajena (conviene recordar) a duras críticas desde algunos sectores y partidos. La ley acababa, en principio, con un sistema de cooptación patriarcal en las listas que favorecía la autoridad o la presencia masculina en detrimento de las mujeres. Desde entonces, si bien todas las formaciones políticas se han visto obligadas a respetar lo regulado en la Ley de igualdad, no lo han hecho todas de igual manera ya que su espíritu se sortea en función del compromiso con la igualdad de cada cual.

[Seguir leyendo]

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opinión y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s